Algo sobre mí

AUTOBIOGRAFÍA MICROSCÓPICA

Foto M.A. con flor

 Soy muy poquita cosa, pero me elevo fácil ante las emociones, los sueños provocados y una buena sonrisa mañanera.

 Ya no cuento los años, porque hago caso a eso que decía mi abuelo de que la edad está “aquí y aquí”, mientras sus manos señalaban corazón y cabeza.

 Me gusta planear por el papel, lanzar interrogantes y ser de maneras distintas en cada página. Y transmitir algo, que ni yo misma sé porque la evolución y la sorpresa viajan conmigo.

(María Ángeles Chavarría)

 ENTREVISTA EN EL PROGRAMA “ENCONTRES” DE TV VALENCIANA

ENTREVISTA EN PROGRAMA “LA MAR SALÀ” DE LEVANTE TV

ENTREVISTA EN LA FERIA DEL LIBRO DE VALENCIA

ENTREVISTA PARA EL PROGRAMA “MOMENTOS”

ENTREVISTA A MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA, por Ginés Vera 

M.A. Brasil 3 con reflejo

He visto que has publicado un buen número de obras tanto de narrativa (relato y novela) como de poesía,  e incluso de divulgación dentro del campo de las habilidades directivas, ¿cómo te definirías dentro del hacer literario?

Me siento poeta por encima de todo, Pero también me siento cómoda en los otros géneros. Los libros de habilidades, más comunicativas y emocionales que directivas, están basados en estudios y en la experiencia de cursos impartidos, y pretenden abrir vías de reflexión a las personas interesadas en estos temas.

Siento la curiosidad cuando hablo con escritores que han recibido algún premio literario por saber qué opinión tienen de éstos en general, no tanto de los que han obtenido. ¿En qué ayudan al escritor y en qué pueden perjudicarle?

Los premios te acercan al mundo editorial, algo injusto porque hay obras y escritores excelentes que jamás han sido premiados. Mi primera novela premiada la presentó mi primer editor sin yo saberlo. Se la envié para que me diese su opinión y la mandó al concurso. Fue una sorpresa ganar el premio y, aunque fue modesto, facilitó la edición de la obra. Eso me animó a presentarme a algún otro. Creo que un premio no hace mejor ni peor una obra. La obra es la misma. Eso sí, crea curiosidad en los lectores por ver qué se esconde en el interior de ella. Por otro lado, obsesionarse con los premios es mezquino y vanidoso. Una vez el escritor tiene una credibilidad, los premios no son tan importantes. Incluso los premios de más bombo se olvidan, pero las obras siempre permanecen.

Creo que también has sido jurado de certámenes literarios, ¿qué tal fue la experiencia? ¿hay algún mito que se deba humanizar?

Lo bueno de ser jurado es el intercambio de pareceres, poder hablar de libros y de literatura con personas que comparten inquietudes similares. Por otro lado, no creo que haya que mitificar a nadie. Cada uno en su trabajo tiene su lugar y tiene que buscar sus propios retos, sin compararse con los demás.

Háblanos de tu experiencia como directora de talleres literarios. ¿Recomiendas que si se tiene vocación por el oficio de escribir nos acerquemos a uno de estos talleres?

Soy de las que piensan que de todo se aprende, de cualquier circunstancia y de cualquier persona. Los talleres muestran líneas de trabajo para quienes no tienen un hábito formado o no saben cómo empezar; pero también sirven como reflexión y mejora de quienes ya llevan años en el oficio. Hay quien prefiere ser autodidacta y hay quien busca orientación. Tan respetable es una postura como la otra.

Me es difícil elegir una de tus obras para que nos comentes, ¿cómo fueron tus comienzos en la escritura? ¿A qué obra le tienes un cariño especial?

El poema más antiguo que conservo data de cuando tenía 8 años, pero comencé a escribirlos antes. Luego seguí con relatos. Tengo la sensación de que escribía incluso sin papel porque me inventaba cuentos constantemente. Hasta que un día decidí escribir alguno por si los olvidaba. Era como vivir muchas vidas en una. En cuanto a una obra, me costaría elegir porque todas son diferentes, pero no podré olvidar nunca la sensación de ver mi primer libro publicado: La mirada de alguien sin importancia. Fue muy emocionante, como también lo fue su presentación en la antigua librería Crisol.

Un escritor me comentó hace poco que la evolución natural como escritor es pasar de los relatos a la novela. De ser así, ¿cómo podemos dar ese salto? ¿qué se necesita para afrontar una novela?

No tiene por qué ser así. Hay escritores que han seguido el camino inverso. Isabel Allende, por ejemplo, comenta que se siente incapaz de escribir poesía. En mi caso, para afrontar una novela, primero ha de haber un flash (un personaje, una situación, un tema…) que me guíe a ella; es decir, algo que me emocione y por lo que me apetezca adentrarme en ese territorio. Luego me documento sobre el tema, sitúo el entorno, trabajo los personajes por medio de fichas… Es un trabajo largo que da para un taller literario completo. Y, cuando ya está toda la base elaborada, cuando realmente te adentras en la escritura con un buen material, hay un momento en el que los mismos personajes te llevan de la mano y las situaciones surgen solas. Entonces te sientes atrapado por el misterio y solo quieres estar en él. La parte final es la corrección, el reposo del libro y volver a corregir las veces que sea necesario.

 Tu último libro, que estuviste firmando por cierto en La Feria del Libro de Valencia se titula Les Xanes Ed. Akrón. Háblanos un poco sobre él.

La idea de esta novela surgió en unas vacaciones a Asturias hace nueve años. Allí conocí a una persona que se convirtió en un personaje secundario de la novela y tiene una gran importancia en la evolución de los tres personajes principales y, a la vez, narradores. Cada uno de los protagonistas-narradores busca algo. Aniela, la mujer que deja todo para transformar en rural una casa heredada, anhela una sensación de autoestima que no tiene al comienzo de la obra. Aldo, un jefe de ventas prepotente, persigue el éxito a toda costa, aunque tenga que pisotear a los demás. Lino, el inquilino más misterioso,  busca hacerse invisible. Lo que encuentran al final, ninguno de los tres lo esperaba. Además, hay otros personajes que pululan por la casa y otros que habitan la aldea donde está ubicada Les Xanes. Entre ellos surgen encuentros y desencuentros. En la novela he pretendido explorar el tema de la reconciliación con la soledad, el de la persecución de los sueños más íntimos y el modo en que las relaciones con los demás pueden transformarnos. Porque, igual que la protagonista, todos buscamos al menos un motivo para levantarnos cada mañana con ilusión, para abordar el día con entusiasmo y sentir que cada minuto tiene sentido. Esa sería, básicamente, la esencia de Les Xanes.

Pregunta constante en mis entrevistas a los escritores, ¿qué opinión te merece el libro electrónico? ¿Te animarías a publicar en este formato a corto o medio plazo?

A mí me gusta leer en papel (incluso escribir en papel cuando se trata de poesía y relatos), pero soy muy respetuosa con el modo en el que leen los demás (sobre todo ahora los más jóvenes) y sí me he animado a publicar algún e-book (en concreto, Porque nadie es perfecto) porque pienso que ambos formatos pueden convivir sin problema.

Espero no abusar si te pido algún consejo sobre Inteligencia Emocional y su aplicación práctica en este oficio nuestro de escribir.

En el caso de los escritores, creo que la empatía es la cualidad que más ponemos en práctica cuando visualizamos los personajes y nos metemos en su piel. Pero la Inteligencia Emocional abarca tantos campos (autoestima, motivación, resiliencia, optimismo) que en todos ellos encontraríamos un lugar donde indentificarnos o mejorar.

Para los escritores noveles entre los que me incluyo, ¿nos podrías dar algún consejo para afrontar el duro oficio de escritor?

La humildad y la constancia. Humildad para aprender, corregir continuamente y no creer que lo sabes todo. Constancia en el trabajo diario.M.A. París bicicleta

Recomiéndanos un libro y un lugar que hayas visitado y tenga encanto literario.

Un libro que siempre recomiendo es Pedro Páramo, de Juan Rulfo. Cada párrafo es impecable. Nos introduce en un universo mágico del que es difícil escapar. Una obra maestra en pocas páginas. Imprescindible. En España, me quedo con Granada. Fuera de ella, con Lausanne (Suiza). En ambos casos, por su misterio y por la mezcla de culturas. Y, por muy tópico que resulte, París siempre tendrá su encanto; casi tanto como mi pueblo, Jérica.

Jérica con la luz de la mañana

Junto a la literatura, la enseñanza es mi otra gran vocación

El siguiente vídeo resume mis áreas de interés y algunos temas de los cursos y talleres que imparto: 

 En esta infografía se muestran las líneas básicas de mi formación: 

Formación creactiva

CUESTIONARIO BÁSICO” A MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA, publicado por Miguel Sanfeliu 

Foto M.A.

1.- ¿Por qué escribes?

No encuentro una fórmula mejor para hacerme preguntas y encontrar alguna respuesta entre las páginas. En ellas puedo hacerme muy pequeñita y desaparecer o ampliar las miras hasta donde sea capaz de alcanzar mi imaginación. He dicho alguna vez que escribo poesía para intentar entenderme y narrativa para tratar de comprender a los demás. Pero no es solo una manera de expresión o de conocimiento. Es una manera de sentirme en el mundo. Más libre. Es una necesidad. Una manera de vivir. Puede que a algunos les parezca exagerado y vean la escritura como una afición o una diversión. Pero yo me entiendo, aunque no acierte a expresar exactamente cómo me siento cuando escribo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Puedo escribir en cualquier parte y a cualquier hora, cuando se trata de captar ideas o de desentrañar algún aspecto de la trama. Incluso puedo bosquejar algún poema en medio del tumulto. Escribo hasta cuando no escribo, con el pensamiento. A veces lo plasmo en pequeñas libretas que llevo siempre conmigo. Otras dejo que las ideas vuelen. Los temas y las historias me pueden venir en el momento más inesperado si estoy atenta. Sin embargo, el trabajo de elaboración lo realizo siempre en el mismo lugar y trato de ser constante en los horarios. En esa fase necesito silencio y concentración. Escribo en absoluta soledad.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

El tema de la búsqueda de uno mismo me ronda continuamente y acaba apareciendo en la forma que sea. Alrededor de este, hay muchos temas que me preocupan en ámbitos muy variopintos que se influyen mutuamente: sociales, educativos, laborales, emocionales… Compatibilizo diferentes géneros (poesía, narrativa y ensayo), incluso a veces en un mismo libro. Me gusta experimentar siempre que no afecte a la comprensión ni a mi máxima de hacer sencillo lo que puede parecer complicado.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Más que dar consejos, puesto que cada persona tiene su propia metodología, pienso que hay que cuidar muy bien lo que se cuenta, documentarse, meterse de lleno en la historia y en la piel de cada personaje, tratar de entender sus motivaciones para reflejarlas con claridad… Y revisar muy bien el resultado. En cualquier caso, cada uno da importancia a un aspecto de su obra.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

En la primera fase me dejo llevar. Me gusta imaginar, soñar, inventar a mi antojo. Sin reglas. Una vez tengo todo el material, sí planifico la estructura y elaboro un plan de trabajo concienzudo. Aun así, aunque tenga en mi cabeza muy clara la trama, a medida que crecen los personajes, suele modificarse mi idea inicial. Y eso es apasionante porque significa que la historia está cobrando vida propia. De todos modos, creo más en el trabajo que en la inspiración. Parece que todo surja espontáneamente, pero la escritura exige una entrega y una constancia importantes.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Son muchos (Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Gioconda Belli, Fernando Pessoa, Mario Benedetti, Italo Calvino, Virginia Woolf, Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda, Miguel de Unamuno, Ana María Matute…) y por muy extenso que fuera el listado sería injusta con un montón de autores que me emocionan, aunque sea por una sola obra. Aun así, cuando escribo narrativa, trato de leer más ensayo o poesía para no condicionar el estilo. Hay textos tan impactantes que se te acaban pegando sin remedio a la piel. Eso me ocurre con Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

El último libro publicado ha sido Hablar en público y en privado: Las situaciones que nadie te comenta, un ensayo divulgativo donde, a través de historias muy variopintas, se reflejan situaciones en las que la comunicación (empresarial, académica o personal) es la protagonista. Próximamente se publicará en la editorial Brief una novela, para niños de unos doce años, en la que se expresa la complejidad de las relaciones entre iguales y con los adultos en la época preadolescente. Un tema que preocupa a todos los educadores, principalmente a los padres.

En la EXPOSICIÓN DE ESCRITORES de la Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes.

Todo un honor compartir espacio con tantas personas, compañeras de profesión, a las que aprecio y admiro.

Exposición biblioteca valenciana

En cualquier caso, LO QUE MÁS ME DEFINE es lo que digo (y lo que no digo) en mi obra. Esa es mi auténtica voz:

Este es el RETRATO que me ha regalado mi buena amiga Isabel Alamar:

retrato-maria-angeles-chavarria-i-alamar

 

5 respuestas a Algo sobre mí

  1. Carlos Zárate dijo:

    Saludos, aprovecho para felicitarla por el trabajo que realiza, por su esfuerzo, empeño por el arte de la literatura, saludar también la belleza que va unida a la literatura y la vuestra que no podía ser de otra manera, un abrazo. Carlos Zárate (Bach. en Literatura). Lima – Perú

  2. Carlos Zárate dijo:

    Gracias María Ángeles por tomarse el tiempo en responderme, es verdad que la literatura nos llena de conocimiento y satisfacción, y sobre todo si nos dedicamos a ella si es lo que nos apasiona, lamentablemente hace ya un buen tiempo que yo estoy desconectado de ella por diversos motivos, me dedique a otras labores hace ya un buen tiempo, pero precisamente por estos días en que me encuentro desempleado, estaba pensando en retomar los textos e inclusive en la posibilidad de la enseñanza, estoy en eso a ver qué sucede; tú sabes que el mundo de la literatura es bastante cerrado (en cada lugar imagino) en donde todo(s) se conoce(n) o se sabe uno se va enterando de la actualidad literaria y más aun con el acceso a internet, que a propósito gracias a ello he podido conocer de tu trabajo y persona; un abrazo y desearle los mejores éxitos en el oficio. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s