Como el viento

COMO EL VIENTO

Como el viento a lo largo de la noche,
amor en pena o cuerpo solitario,
toca en vano a los vidrios,
sollozando abandona las esquinas;

O como a veces marcha en la tormenta,
gritando locamente,
con angustia de insomnio,
mientras gira la lluvia delicada;

Sí, como el viento al que un alba le revela
su tristeza errabunda por la tierra,
su tristeza sin llanto,
su fuga sin objeto;

Como él mismo extranjero,
como el viento huyo lejos,
Y sin embargo vine como luz.

luna9

 

Luis Cernuda, Un río, un amor. Incluido en La realidad y el deseo.

 

Un río, un amor se publicó en 1929

Anuncios

Woolf Mente

MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA. DE CORAZÓN A CORAZÓN, DE HUESO A HUESO

Reseña de Carlos Alcorta.

carlosalcorta

PORTADA CHAVARRÍA.png

MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA. DE CORAZÓN A CORAZÓN, DE HUESO A HUESO (Elementos simbólicos en la poesía de José Luis Hidalgo). Colección Torre de la Vega. Aula Poética José Luis Hidalgo. Torrelavega, 2017

Es sabido que cada generación lee y reescribe la tradición de forma diferente a como lo hicieron las generaciones precedentes, acaso porque, como escribe José María Pozuelos Yvancos, «los valores estéticos son cambiantes, movedizos y fluctúan en función del periodo histórico en que nos encontremos». José Luis Hidalgo, pese a su corta vida y a su parca obra, pertenece por derecho propio a nuestra tradición poética reciente. Nos referimos, más en concreto, al periodo que comienza al final de la guerra civil y que se ha convenido en denominar literariamente primera generación de posguerra. Estudiosos de dicho periodo como Santiago Fortuño Llorens o Francisco Ruiz Soriano (autor, por cierto, de un magnífico estudio sobre José Luis Hidalgo titulado

Ver la entrada original 625 palabras más

Asunción de ti

176331_ib_1

Quién hubiera creído que se hallaba

sola en el aire, oculta,

tu mirada.

Quién hubiera creído esa terrible

ocasión de nacer puesta al alcance

de mi suerte y mis ojos,

y que tú y yo iríamos, despojados

de todo bien, de todo mal, de todo,

a aherrojarnos en el mismo silencio,

a inclinarnos sobre la misma fuente

para vernos y vernos

mutuamente espiados en el fondo,

temblando desde el agua,

descubriendo, pretendiendo alcanzar

quién eras tú detrás de esa cortina,

quién era yo detrás de mí.

Y todavía no hemos visto nada.

Espero que alguien venga, inexorable,

siempre temo y espero,

y acabe por nombrarnos en un signo,

por situarnos en alguna estación

por dejarnos allí, como dos gritos

de asombro.

Pero nunca será. Tú no eres ésa,

yo no soy ése, ésos, los que fuimos

antes de ser nosotros.

Eras sí pero ahora

suenas un poco a mí.

Era sí pero ahora

vengo un poco a ti.

No demasiado, solamente un toque,

acaso un leve rasgo familiar,

pero que fuerce a todos a abarcarnos

a ti y a mí cuando nos piensen solos.

172150__155_m_1Mario Benedetti (del poema “Asunción de ti”)

¡Qué esfuerzo!

caballo4

¡Qué esfuerzo!
¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro!
¡Qué esfuerzo del perro por ser golondrina!
¡Qué esfuerzo de la golondrina por ser abeja!
¡Qué esfuerzo de la abeja por ser caballo!
Y el caballo,
¡qué flecha aguda exprime de la rosa!,
¡qué rosa gris levanta de su belfo!
Y la rosa,
¡qué rebaño de luces y alaridos
ata en el vivo azúcar de su tronco!
Y el azúcar,
¡qué puñalitos sueña en su vigilia!
Y los puñales diminutos,
¡qué luna sin establos, qué desnudos,
piel eterna y rubor, andan buscando!
Y yo, por los aleros,
¡qué serafín de llamas busco y soy!
Pero el arco de yeso,
¡qué grande, qué invisible, qué diminuto!,
sin esfuerzo.

 (Federico García Lorca, “Muerte” de Poeta en Nueva York)

esfuerzo8

¡Cuánto esfuerzo en ser otros!

¿Y si nos decidiésemos a ser nosotros mismos?

Un punto de locura

 

¡Qué bien razona ese individuo! Los locos, cierto, siempre razonan bien, atendiendo a sus ideas. 

Bram Stoker (Drácula)

húho

No perdamos ese punto de locura que nos hace más creativos y más audaces.

¿Cuántos tildados de locos han revolucionado la humanidad (con sus inventos, su investigación, su entrega a los demás…) y cuántos presuntos cuerdos nos han llevado al declive?

Si los “cuerdos” consultaran a los “locos” (profesores entregados, artistas portadores de ilusión, pequeños empresarios sin horarios, estudiantes que quieren recuperar la esperanza en un futuro mejor…) tal vez fuera posible atisbar una senda por la que empezar a caminar.

 

 

Se trata de algo positivo

SE TRATA DE ALGO POSITIVO

 yellowhappysun-crystal-mosley.jpg

               Hoy, por ejemplo, estoy más bien contento.

No sé bien las razones, mas por si acaso anoto:

Mi estómago funciona,

mis pulmones respiran,

mi sangre apresurada me empuja a crear poemas.

(Solamente -¡qué pena!- no sé medir mis versos.)

 

Pero es igual, deliro: Rosa giratoria

que abres dentro mío un espacio absoluto,

noche con cabezas

de cristal reluciente, velocidades puras del iris y del oro.

(Solamente -¡qué pena!- estoy un poco loco.)

 

Mas es real, os digo, mi sentimiento virgen,

reales las palabras absurdas que aquí escribo,

real mi cuerpo firme,

mi pulso rojo y lleno,

la tierra que me crece y el aire en que yo crezco.

(Solamente –qué pena- si vivo voy muriendo.)

 

[GABRIEL CELAYA, 1945]

Blog de WordPress.com.

Subir ↑