INFANCIA

INFANCIA

 

optimismo9No sé cuándo descubrí

que no estaba allí.

 

Desapareció de repente,

pero yo la sentía.

 

Quería mis alegres cuentos

que mi hermano atrapaba con sigilo curioso;

ir acompañada a la escuela

optimismo3saltando los charcos con mis indómitas botas blancas;

jugar a “Veo-veo” con mi padre

las tranquilas mañanas de domingo

y que mi madre me regalase un botón

si no prolongaba mis sueños perezosos en el frío invierno.

 

Quería construir fantásticos castillos en la playa

y cantar villancicos por Navidad,

comprar cromos en el Kiosco

y cambiar en el banco de la plaza los que nadie tenía;

Tenía una frescura azul, un desparpajo nervioso,

una timidez de ojos atentos…

y una cama voladora que siempre estaba en mis sueños.

 

Foto niña en lunaNo sé cuándo…

empecé a crecer.

 

María Ángeles Chavarría, de La mirada de alguien sin importancia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Susurrar en VERSO y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s