Dedicación maria-angeles-chavarria

Anuncios

Tu impronta maria-angeles-chavarria

El motor del cambio

El motor del cambio, y por tanto el proceso hacia él, es diferente para cada individuo. Hay quien lo vive en soledad mientras otros prefieren compartirlo y pedir asesoramiento. Cada caso es personal y único. Sin embargo, en lo que coincide la mayoría de personas que deciden “reinventarse” profesionalmente es en el deseo de desanclarse a partir de diversos sentimientos de insatisfacción. Por eso mismo, pese a lo difundido del término, prefiero hablar de “autodescubrimiento” que de “reinvención” en lo que se refiere al desarrollo personal y laboral. Si nos paramos a pensar, comprobamos que es menos agotador y más efectivo profundizar en quienes ya somos que volver a inventarnos cada vez que nuestro perfil o nuestra forma de ser no cuadra en los patrones que la sociedad modifica continuamente. Esta profundización no es estática y supone, por supuesto, una modificación de nuestra conducta y de nuestros pensamientos; sin embargo, supone una metamorfosis mucho más natural y coherente que el hecho de convertirnos en quienes no somos, incluso con brusquedad y prisas, solo porque lo exige el guion. Sigue leyendo “El motor del cambio”

Intentarlo

INTENTARLO

 198952_ib_1

Intentarlo siempre.

Aunque las flores se marchiten y la tierra se abra

llevándose consigo qué sé yo cuántas penas.

Aunque el sueño negro te deje un día

rabiando de nostalgia por saber que no está

alguien que nunca querías que se fuera.

Aunque enciendas la televisión

y te llueva una tiniebla de dolor

partiendo el alma en tantos pedazos

que nunca podrás reconstruirla.

Aunque la soledad viaje contigo

a todas partes, a todas horas,

a todos los rincones del pensamiento.

Aunque te quemes cada vez que saltees

las consecuencias de la injusticia

y sufras en tu carne las mentiras

de los que quieren verte en el arroyo.

Aunque el vacío sea más inmenso

que el aire que respiras

y no te quede aliento para encontrar

un trocito de espíritu que dé sentido

a estas palabras.

Aun así,

aunque parezca que se te hunde la inocencia

y se te escapa la esperanza,

aun así,

aunque parezca inservible el complejo

acertijo de la vida,

aun así,

siempre, incansablemente,

aunque las fuerzas nos lleguen mutiladas,

siempre intentarlo.

María Ángeles Chavarría, de Lo que sólo cuenta el alma

Blog de WordPress.com.

Subir ↑